MIGUEL ÁNGEL Y LEONARDO DA VINCI EN MÉXICO

11745517_10205718201727512_8059905951816834038_n

Las alarmas empezaron a sonar desde las 6:00 am pues no queríamos que se nos hiciera tarde. Llegamos a las 10 am a la exposición que tanta difusión ha recibido desde que llegaron las obras al Museo Palacio de Bellas Artes localizado en la Ciudad de México,  Pese a la especulación de que tardaríamos horas en la fila nos atrevimos a ir y no quedarnos con las ganas de ver a estos genios desde un espacio muy íntimo: sus bocetos y sólo unas cuantas obras terminadas.

A Las Dos Fridas nos gusta apreciar lo que conocemos poco y con la intención de aprender y gozar de esta valiosa oportunidad gratuita fuimos a la expo sin perder nada más que un día de trabajo, pero valió la pena porque nos encantó.

Sin contar los detalles por que esto no es un reportaje si no un blog de experiencias sólo podemos decir que Leonardo y Miguel Ángel no solo pintaban, también eran ingenieros, arquitectos y fieles observadores de la naturaleza. Particularmente Leonardo que soñó siempre con volar y debido a eso vimos en sus libretas personales algunos planos del vuelo de las aves, es fascinante ver esto en un hombre del siglo XV-XVI:

“Una vez que has probado vuelo, por siempre caminarás la tierra alzando la mirada al cielo, puesto que has estado ahí, y allá siempre querras volver.”

11694024_10205718254848840_2991808589634225627_n

Por otro lado nos sorprendió la sensibilidad en sus delicados trazos (para nosotras significan que era un hombre tímido) pero esto lo hacía aún más interesante, en los muros descubrimos frases como:

“La belleza del rostro puede ser igual en varias personas,  pero su forma nunca puede ser idéntica; e incluso hay tantos tipos de belleza como personas a las que pertenecen.”

LEONARDO-DA-VINCI-HEAD-OF-A-GIRL

La mayoría de los bocetos que se pueden ver en la exposición son tan pequeñitos como los dibujos que un artista acostumbra a hacer en las esquinas de sus cuadernos.

La escultura de “La Piedad” que llegó a México es una  reproducción idéntica por obvias razones, además nos prohibieron tomar registro de las obras y deseábamos compartirles la más emotiva pieza de Miguel Ángel por esta razón les  compartimos una fotografía propia tomada a “La Piedad” original en la Basílica de San Pedro que nos tocó verla el año 2014:

DSCN4656

Disfrutamos mucho esta experiencia, el sacrificio de las filas pasaron a segundo plano cuando nos adentramos a estos artistas del viejo mundo en su exactitud, inteligencia y forma de crear. Este mes llegaron a México y las dos fridas estuvieron ahí. Terminamos con esta increíble nota de Leonardo Da Vinci:

“El más grande de los libros, es decir, el universo, permanece abierto ante nuestros ojos”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *