Abriendo regalos de navidad

winninginthe-mans-worldTendrás que recordar cuándo aprendiste que las mejores cosas muchas veces las encuentras dónde y cuándo menos las esperas. Que es fácil que los tarros que más cuesta abrir sean los más dulces; eso es claramente mermelada.

Que podrán interponerse montañas, mares y los silencios más eternos pero hay cosas que nunca cambian. Que la amistad es algo sagrado y que la suerte es real de quien se cruza con alguien que la cuida como tal.

Ahora sabes que la voluntad y la pasión son los ingredientes principales para hacer magia. Y no importa cuántas historias leas, en todas la pureza del alma acaba con la magia negra. Porque cuando uno escucha no solo el murmullo a su alrededor si no que siente las combustiones que mueven de lugar las piezas del interior aprende que el fuego no quema, da calor.

Todo es cuetión de perspectiva y si tuviese que darte un consejo sería que olvides todo lo que sabes y explores. No con la vista, no con los oídos ni con el tacto si no con la intuición. Que te dejes llevar porque da igual a dónde llegues, vayas donde vayas, siempre habrá alguien que aún no puedes ni imaginar con los brazos abiertos para ti y créeme no vas a querer otro regalo porque todo lo que necesitas ya lo tenías.

Claudia Ayuso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *